EN EL DÍA DEL MAESTRO

 

                En esta alta fecha de septiembre, del elegante balanceo de coloridas hojas y frutos cosechados, con dulces caldos carga el jovial Dionisos los altos aleros de John Keats haciendo, de la labor a los libertados, acordar embriagados a los otoñales compases de Vivaldi; y así, ya en  abundancia postreramente complacida, contempla la inmortal Deméter el folclórico espectáculo (“… / sentada sin cuidado en un granero / con el pelo aventado suavemente, / o en surco no segado adormecida / por el efluvio de las amapolas / dejando su hoz a las mieses y las flores; / …/.”). 

                “Pobre, entre las altas colina y jardines” que tu trascendente magisterio representa, maestro Kung Tse, vemos acercarse al fundador de nuestra asociación, para hilvanar al volante de tu estela, la modesta madeja de su último trabajo en tu memoria.   

 

                 



                                   ENLACE PARA DESCARGA GRATUITA DEL  LIBRO
                                      
 https://drive.google.com/file/d/1GCFcTGcpplBj5IlOAs_mEkNvtb3XXrJl/view?usp=sharing




OTOÑO  2022 



Hexagrama Nº 58.  Tui / Lo Sereno, El Lago

 

Retirado recreo con los pares. Vino amigo, conversación y mesa. Recapitulación, afirmaciones y reparos. Sereno: perseverancia: éxito. Los aperos dispuestos descansan en la vivificante sombra del entre ayer y mañana, los lagos reposan el uno sobre el otro, y esta copa de vino…, y la fruta madura de tu boca grana.

…Y evitar su deslinde que es lo corrosivo.


   La foto, autoría de Enrique Cantero, procede de la obra Málaga / Estímulo Ético (año 2000).  

Una amable tarjeta empalidecida y vegetal llega con la tarde y el otoño anunciando el recogimiento, el cierre y la retirada. Voltea el volumen sagrado, que suena, y aprietas el nudo nasal en que se duelen las ábsides superciliares. Contrapunteados del tráfico mecánico, paseantes y faeneros configuran la imagen viva del entrevelado y sensual crepúsculo de castañas asadas que nimba el marco de la Plaza de la Merced. Palabras rientes bajo las rielantes luces húmedas de las farolas, los café-bares-pescaítos-pizzas-burger-donald’s, con chasquidos de blanca espuma de victorias litronas al aire azul y tupido de la estacional cita malagueña.

-Alusión del autor de la versión, a modo de modesto homenaje, a vivencias nativas-

 

                                   El texto del hexagrama corresponde a Ting / El Caldero Oracular (en su 30 aniversario).                                                                        -Ambos trabajos proceden de la mano de J. A. Cantero de Bustos- 

                                                                                                                                                                   





     

TESTIGO DE CONTINUIDAD...


    De 0 a 27.375 días (75 años), en un brevísimo REM de la base de eternidad, y aquí me despabilo y presento, -¡Ay! ¡Hola! ¡Adiós!, que diría una señora de mi capuchina vecindad- ¡Hasta siempre!, para jubilar. Fue y es un honor y un placer, promovido generosamente por un amigo (Antonio Rodríguez Prieto), haber modestamente presidido esta asociación desde su fundación en 2012, hasta el presente año en que mi hija Diana, ha tomado el testigo de continuidad.

    Sin demasiadas palabras, con este punto y aparte quiero ofreceros testimonialmente lo que considero más granado de mi indagación personal, en este parpadeo de lo existencial, con el empleo instrumental del Libro de las Mutaciones.


 SEMBLANZA DE UNA TARDE DE VERANO Y TERRAL


            

   Una mosquita, diminuta y preciosa, no mayor que una letra de mi caligrafía (completo una respuesta de cuatro líneas sobre El Clan). El sol explaya la mesa del comedor y sobre ambos, el ventilador en cálida caricia se empeña con el terral; los gatitos entre las sombras, buscan los pies o los zapatos. En el aire las gaviotas graznan a sus polluelos en vuelos novatos; cantan los pajarillos en el local de Curro, abajo; continuo trajín de la calle, del de a pie y especialmente el rodado; de vez en cuando -mi calle es modesta, pero arteria de ronda norteña- una estridente sirena... Al fondo del piso, lejana, se oye a mi hija con su novio en el cuarto; a ella, a Inma, se la presiente sobre el teclado que suena en el despacho. 

                                                 En torno a las 19:30 del 6 de julio de 2021

 


"¡Renuncia a tu dolor, ánima inquieta!"



                                                 Con el malagueño Salomón Ibn Gabirol
                                                 En celebración milenaria de su memoria



    KETY



                Enrique en el coche de José Carlos, con un manojito de margaritas blancas, como las que te gustaban a ti; a Inma y a mí, nos llevan  Desi y Edu; y Diana va con David. Se nos ha presentado un hermoso día de primavera con agradabilísima temperatura, cielo nublado y gratificante compaña de chubasco durante el trayecto. Además es sábado 5 de junio  Día Mundial del Medio Ambiente  – ¿cómo podía ser de otro modo, mamá? -  Hace 100 años ya, sin saberlo,  lo prenunciaste tú, luminosa pradera de margaritas blancas…

         Cercando en silencio el sagrado lugar en el que junto a tus restos y tu nombre descansan los de la abuela María y Edu (Eduardo Enrique), sin palabras –lo sé-, profundamente recogidos, rezamos. Suenan los mirlos  entre el verde ramaje  su argéntea plata y  el alto cielo retumba tonante.

 Hoy nos celebramos contigo.    

 


CUANDO EMPEÑÉ MI PIEDRA EN LA LUNA...


 

                   Plena de luz en el sagrado lugar de su universal transitar, en calma serena navega la calle Mesones, bajo los risueños ojos de estrellas y constelaciones. Al mando de la nave, la luna llena  de blancas velas, entre excelsos humores de encendida alhucema,  con plateado timón, cascabelea. Por la embaldosada acera de la casa del teléfono, con su distintivo indicador y la antigua cochera, bajo los vidriados guiños de las  marquesinas de  coloridas tejas, el homérico primo Juan Bravo y su novia, pasean. La luz de la láctea noche  perfecta, al pie de la sierra, entre el mar y alto cielo, de piratas y bandoleros guardada y ajena, escamada de magia, sobre la calle del Alhaurinejo, brillando serpea. La luz, la alhucema y el niño carabina que cuando no corre o asalta a la enamorada pareja, al cielo, queriendo alcanzar la luna, pedrea… La casa de la abuela Paca (mi abuela tercera), la piedra por cima de la de los parientes Benítez, voltea y en el cielo se pierde… Ni en tejados ni calle ni en el huerto de Coscorrón sonó la piedra… Está la luna tan grande esta noche y la calle y el pueblo en mitad del cielo de esferas… El novio y la novia, el brillo de las marquesinas de vidriadas tejas… el largo escalón, de resbalones hendidos, por tanta historia de  coches que dejó pasar la vieja cochera y el embriagante  perfume de la brasera alhucema… En la luna, con los ojos muy  abiertos, aquella noche, empeñé mi piedra.